Buscar en el blog

Importante:

Este blog se apoya en fanfiction por tanto las imágenes aquí mostradas son meramente ilustrativas y no constituyen el comportamiento original del modelo.

domingo, 15 de septiembre de 2019

Golpea en las bolas a Ignacio (2/5)

CONTIENE:
BALLBUSTING HOMBRE/HOMBRE

   Bastian había impuesto un nuevo reto a Horacio y Camilo el cual consistía en pegar en los testículos a Ignacio el que mayor número de veces lo hiciera en 5 días obtenía un punto para su equipo. El reto tenía que ser filmado como prueba de su ejecución. 

   Horacio sonreía a su celular, estaba parado en una habitación filmándose a sí mismo sujetando el celular con el brazo extendido. —Día dos en nuestro juego Golpea en las bolas a Ignacio —dijo en voz baja—. Son las seis de la mañana y esperamos un día de agonía interminable para las bolas del amigo Ignacio... —señaló una pizarra—. En este momento, Camilo y yo estamos codo a codo. ¡Pero voy a ganar! Lo mejor de este juego es que Ignacio no tiene ni idea del castigo hecho por Bastian... Me ha preguntado de qué se trata lo escrito en la pizarra y le he dicho que tenía que averiguarlo por sí mismo... Ignacio duerme en este momento —susurró mientras se acercaba a su amigo.

   Ignacio estaba acostado, la manta cubría sus piernas y su entrepierna. Convenientemente, estaba con las piernas abiertas.

   La cámara se acercó a la entrepierna de Ignacio. La débil manta no dejaba nada a la imaginación: la amplia dotación del muchacho era claramente visible, al igual que una erección que sobresalía por encima.

   —Ahhh —susurró Horacio—. Ahí están... A las seis de la mañana, es buena hora para despertarse y ser productivo para la vida.

sábado, 14 de septiembre de 2019

Otra serie a puño limpio (con encuesta)

   Más serie basada en lucha

   Selecciona la nueva serie basada en luchas, aquí las propuestas, con nombres tentativos:

   Distrito pelea: Héctor y Lucas (los conocimos en Hermanos de Lucas) deciden emprender un reto por diferentes regiones visitando varios gimnasios donde se enfrentarán en lucha libre con los deportistas más entrenados.
   Israel en Guerreros de la arena: Esteban, jefe de la reconocida empresa de lucha eróticas decide incorporar a Israel a sus filas y asignarlo en una nueva categoría para emocionar a sus miles de seguidores. Quiere explotar todo el potencial del rubio.

   Vale Todo reto América: es una competencia de élite, hombres de diferentes partes del mundo se enfrentan, hagan sus apuestas por los contendientes del nuevo continente. ¿Quien ganará? ¿Cual será el hombre que mejor representará a su nación americana? Se permite todo, mordiscos, golpes bajos, gana quien elimine a su oponente.

También puedes seleccionar en la encuesta la opción ninguna de las anteriores.

viernes, 13 de septiembre de 2019

Revision de bolas con el urólogo (2/5): la moneda

CONTIENE:
BALLBUSTING HOMBRE/HOMBRE

   Bastian consultó el reloj.

   En el consultorio del urólogo estaban Mateo y Farid. Solo esperaban la llegada del importante paciente: Camilo.

   Farid estaba aburrido, molesto y jugueteaba en las aplicaciones de su celular.

   Mateo, sonreía a pesar de la irresponsable demora. Vestía con una bata y un estetoscopio colgaba sobre su pecho.

   Farid levantó la vista de la pantalla. Dirigió una mirada de enfado hacia ellos y regresó a su aplicación de juego.

   Bastian regresó la mirada a su reloj de pulsera habían esperado durante casi una hora y Camilo no atendía el celular sin duda que se merecía una desgarradora patada en las bolas cuando lo viera. —Está bien —dijo Bastian. Farid y Mateo lo miraron—. Tendremos que aplazar la cita, es una pena.

   Mateo alzó las cejas.

   —No se puede aplazar —negó—. Cancelé muchas citas de personas importantes hoy para atenderlos en exclusiva a ustedes —hizo una pausa—. Uno de los dos será mi paciente.

   Farid se echó a reír. —Sí, bueno, puedes hacerlo, Bastian, ¡no voy a dejar que este loco me toque las pelotas!

   Mateo sonrió y lo señaló con el dedo eligiéndolo.

   Farid sacudió la cabeza. —De ninguna manera. ¡Vi lo que le hiciste a Pablo! De ninguna manera lo permitiré.

   —Escucha, Farid, lanzaremos una moneda, ¿de acuerdo? —dijo Bastian pacientemente.

   —¡De ninguna manera!

   —Vamos —respondió Bastian con impaciencia—. ¿Cara o sello?

   Farid cruzó los brazos frente a su pecho y sacudió la cabeza.

   Bastian puso los ojos en blanco y frunció el ceño.

   Farid negó con la cabeza.

   —Lanzaremos una moneda, ¿de acuerdo? Si salgo yo, está bien, dejo que Mateo revise y rompa mis bolas.

   Farid puso los ojos en blanco.

   Bastian sacó la billetera buscando una moneda.

   Farid suspiró. —Está bien —dijo malhumorado—. Dios, no sé por qué hago esto... Sello

   Bastian lanzó la moneda al aire, la atrapó con la mano izquierda y la cubrió.

   Cuando levantó la mano, torció la boca, era cara.

   —¡Mierda!

   —Hoy es mi día de suerte —sonrió Farid.

   Mateo se abrochó la bata y se paró junto a la silla ginecológica. —Comencemos —dijo alegremente—. Quítate los jeans y la ropa interior. Déjame echar un vistazo a tus testículos.

   Bastian gimió. Se desabrochó la mosca y dejó caer sus jeans y sus calzoncillos blancos para que colgaran de sus tobillos. Su linda polla estaba flácida y sus dos huevas maduras colgaban bajas en su escroto.

   Mateo se inclinó frente a él y miró su entrepierna. Sacó un lápiz del bolsillo y levantó el pene de Bastian. Con la punta afilada de otro lápiz, pinchó la jugosa gónada izquierda.

   Bastian gritó.

   Mateo pinchó la bola derecha con la punta del lápiz y Bastian volvió a gritar.

   Luego, el urólogo volvió a meter los lápices en el bolsillo y agarró el escroto de Bastian con su mano derecha, envolvió sus dedos alrededor del equipo genital y aplastó los grandes testículos entre sus dedos y su palma.

   La cara de Bastian se enrojeció y apretó los dientes.

   Mateo sonrió y agregó más presión, apretando los huevos en su mano derecha y girándola un poco.

   Bastian comenzó a jadear pesadamente.

   Mateo asintió y bajó el escroto de su paciente mientras continuaba apretando su mano.

   Bastian gritó.

miércoles, 11 de septiembre de 2019

De compras

 ESCRITO POR ZATN
CONTIENE BALLBUSTING VERBAL F/M.


   Me llamo Esther, tengo 38 años, y hoy estoy de compras, como todos los sábados.

   En este almacén de ropa me detengo a probarme un sinfín de prendas, pero algo me ha dejado pensativa… es ese maniquí…puedo verle el bulto íntimo que le pusieron y de inmediato recuerdo a mi marido Rubén…

   NO, no crean que ha muerto, mi esposo de 39 años, esta vivito y coleando… Aunque  anoche se podría decir que casi muere… bueno es una exageración, pero la noche anterior le di un mal golpe… ya saben en donde… ahí donde el maniquí es protuberante… y para los varones el ser golpeado ahí, es como morir en vida.

   Ahora que lo pienso, voy a comprarle ropa interior a mi marido, Rubén es talla 36 de pantaloncillo, pero siempre debo comprarle un número más grande, que tenga más espacio para recoger sus genitales… Porque teniendo Rubén un pene de 15 cm en estado flácido y testículos parecidos a pequeñas naranjas, la parte frontal de la prenda se vería realmente estirada ante aquellos bultos…
…Y claramente no quiero que mi marido sienta incomodidad en tan delicadas e íntimas partes… pero para ser sincera, siempre me parece que todo le queda apretado… esos grandes huevos, le llenan por completo la ropa interior.

   Soy una esposa afortunada, Rubén es realmente sensible en tales zonas, su pene con solo lamérselo un poco ya le provoco gemidos, y sin mencionar los testículos, tan delicados en mi marido que apenas los besos ya lo hacen gozar…
…Por fin escogí una prenda de tela fina, cómoda y bastante costosa… así lo quiero, un calzoncillo digno de ese hombrazo que es mi marido.

   Espero que hoy le guste el regalo, siempre le ha gustado que le regale calzoncillos, y sobre todo que se los ponga yo misma, y  mejor aún…que se los baje...
   A Rubén siempre le encanta cuando juego con su calzoncillo, acariciando la tela por detrás, sobre sus duras nalgas, y por delante mis dedos pasan rápidamente sobre sus protuberancias viriles.

   Mientras nos besamos, le acaricio la punta del pene, levantándoselo de inmediato, luego masajeo su enorme masa de huevos, sobre la tela… y para ese entonces tiene la verga tan parada que parece que va a reventar el calzoncillo, me le arrodillo, como alguien subyugada a un amo todo poderoso, eso siempre le vuelve loco.

lunes, 9 de septiembre de 2019

Golpea en las bolas a Ignacio (1/5)


CONTIENE
BALLBUSTING HOMBRE/HOMBRE

   Bastian encomendó a Camilo y Horacio una prueba especial, el ganador obtendría un punto en su equipo del proyecto, ya fuera para los Chacón o para el hombre común. Y consistía en dar golpes en los testículos a Ignacio, quien más oportunidades de golpearlo tuviese ganaba. Para ello ordenó a los muchachos que debían grabar con su celular cada momento oportuno para golpear a Ignacio y que éste lo recibiese de manera desprevenida.
Camilo

   Esa tarde Horacio ingresó acompañado de Camilo a la habitación de Ignacio, el más joven de todos los hombres en el proyecto filmaba con su celular.

   —Es hora de inaugurar mi puntaje... —sonrió Horacio a la cámara.

   —Hola, muchachos, ¿vienen para hablar de la Competencia de Ballbusting Salvaje? —preguntó Ignacio estaba vestido con un bañador, porque iba a meterse en la piscina de la hacienda.

   —Hola, Ignacio —sonrió Horacio.
Ignacio

   —Oh, ¿qué estás filman...?

   Su pregunta fue interrumpida por una cruel patada en sus huevos. El zapato de Horacio se clavó en su abultada entrepierna, golpeando sus testículos en la pelvis.

sábado, 7 de septiembre de 2019

Israel va a Guerreros de la arena

CONTIENE:
SEXO HETEROEXUAL
BALLBUSTING HOMBRE/HOMBRE

   Israel comenzó a desnudarse con su novia de turno... Cuando ella bajó sus calzoncillos su polla automáticamente la invitó a que se la comiera. Ella no rechazó la invitación y se hincó para hacerle una mamada con todas sus ganas terminando de ponérsela dura.

   El bello rubio era dueño de una polla sabrosa, larga y muy dura. Lamió sus huevos, grandes, mientras le apretaba el culo con las manos. Con la lengua la mujer recorrió todo su tallo, lentamente y cuando llegó a la cima, rodeó la verga con los labios, chupando, soltando baba y lubricándola para que estuviera jugosa. La deseaba dentro de ella, quería follar. Se dio la vuelta, se puso de espalda a él y le dijo:

   —Fóllame.

   Israel como un animal sediento de sexo no demoró en introducir su pene de una vez. Se ayudó de sus manos para empotrarla, dando golpetazos con su pelvis y haciendo que la muchacha golpeara contra la pared. Tan excitada sintió que sus primeros flujos comenzaron a chorrear por sus piernas y los huevos del macho también se empaparon de ellos. Lo dejó seguir cojiéndola.

   Israel gemía, suspiraba, lo estaba  gozando mucho. El coño estaba ardiente y lo notaba cada vez que embestía su polla dentro de ella...

   —Mmmmm, mi amor, Israel, ¡¡que placer!! Me corro.

   Él siguió con la polla muy dura. Y su novia siguió disfrutando de su miembro, hizo que se sentara y se subió encima de él, para cabalgarlo y besarle al mismo tiempo. Llegando al orgasmo otra vez mientras Israel le acariciaba y pellizcaba sus pechos con fuerza. Ahora follándole el culo, con su venosa y tiesa verga. La muchacha se puso de pie, y dejó que la penetrara despacio, con cuidado, hasta que estuvo dentro de ella moviéndose dentro y fuera para darle placer. ¡Ella se hartó de gozo tanto o más que Israel! Ponía empeño en verla disfrutar, ella veía su cara, él cerraba los ojos mientras se la metía hasta el fondo y ella respondió con un nuevo orgasmo espectacular. Estrujaba su miembro con fuerza y la mujer pensó que quizás se iba a correr pero tampoco lo hizo.

   Entonces le quitó el condon, se sentó, se la chupó de nuevo, metiéndola y sacándola de su boca, lamiendo con la lengua y sus labios, cada vez más rápido... Supo que Israel quería eyacular. Así que procedió a masturbarlo con la mano, lo hizo lento al principio y un poco más rápido después ayudándose también con la boca... pero el resistente Israel no se corría. Pero bastaron unas caricias a su cabello, unos besos a sus carnosos labios cuando el macho eyaculó una super oleada de leche.

   Consumado el acto sexual el varón se quedó dormido junto a su novia hasta la mañana siguiente cuando la mujer se había retirado del lecho para acudir a su jornada laboral, el guapo rubio, siendo su propio jefe en un consultorio odontológico tomó una ducha y se preparó el desayuno todavía estando en el departamento de la guapa muchacha.

   Su torso estaba desnudo y se preparaba un sándwich cuando en su celular hubo una llamada.

   Él no demoró en atender. Sus labios se ensancharon con una sonrisa. Desde que lo habían echado del club de natación su cuerpo le pedía ejercitarse con practicar algún deporte y es que sus genes lo necesitaban, los hombres de su familia dependían de un deporte.

   Y resultó seleccionado para presentar una prueba en una empresa de lucha erótica, era un trabajo pero él lo tomaría como deporte. Para ser parte de la misma antes tenía que presentar una prueba. Le atraía la idea de luchar contra alguien y demostrar sus atributos corporales y su fuerza.

   Israel aceptó la invitación y la pautó para la tarde.

   Después del desayuno salió al trabajo para ejercer parte de su rutina.

   En horas de la tarde se presentó en Guerreros de la arena para la prueba que definiría su ingreso. Acudió con un pasamontaña que cubría su cabello una ceñida franela y un jeans que apretaba y delineaba muy bien su bulto. Al llegar al sitio descubrió en el centro del local la arena de pelea donde dos contrincantes se enfrentaban midiendo fuerzas, movían sus cuerpos sudorosos vistiendo únicamente calzoncillos ajustados. Junto a Israel habían ya catorce hombre para definir sus plazas de ingreso.

   Uno de los hombres que luchaban dominó al otro con una llave de asfixia hasta dejarlo profundamente dormido en la arena.

   Israel se presentó ante uno de los miembros del club que le tomó los datos y seguidamente lo encaminó hacia una habitación donde sólo había una pesa.

   —Debes desnudarte y subir ahí para tomar tus medidas.

jueves, 5 de septiembre de 2019

El Sotano (1/4): Ciclon

CONTIENE:
BALLBUSTING HOMBRE/HOMBRE

   Scott, mi oponente, grita una vez más después de recibir un golpe. Lo solté y me puse de pie. Cuando se da vuelta, planto mi pie sobre su estómago. Scott sonríe mientras me mira. Está respirando con dificultad, su cara está roja y su cuerpo sigue empapado en sudor.

   Mientras lo miro, levanto una ceja, interrogándolo en silencio. Después de unos segundos, dice: —Yago, no más. He terminado.

   Soy fuerte y un luchador infinitamente mejor que él. Aún así, también estoy sudando, después de pasar la última hora arrojando su cuerpo sobre las alfombras. Mi pecho está agitado, ayudo al chico a levantarse y compartimos un abrazo persistente. Puedo sentir sus manos acariciando mi musculosa espalda. Me doy cuenta de que está tratando de ponerme nervioso deslizándola a mi trasero. Me pongo nervioso, no puedo evitarlo, ¿será que quiere sexo? Sé que soy un hombre atractivo, de cabello negro. Mi cuerpo está construido por arduo trabajo en el gimnasio. Mi bulto y mi trasero han sido descritos como la perfección.

   Cuando rompemos nuestro abrazo, Scott me dice: —Vaya, qué lucha. No estabas mintiendo. Eres realmente bueno en las esteras. Pensé que mi peso me daría ventaja, pero realmente me aplastaste. ¿Estuve cerca de fulminarte siquiera?

   Sonrío e ignoro la pregunta. En cambio, respondo: —Gracias, Scott. Tengo 22 años y he estado luchando desde que tenía 12. Deberías verme en el ring. Ahí es donde realmente brillo.

   Scott sonríe y dice: —Oh, te he visto en el ring, Yago. ¿O debería llamarte Ciclón? Sigo cada una de las batallas de El Sótano y amo todos tus encuentros, especialmente contra los rudo. No sabía de tu récord invicto. Ahora tiene sentido ya que has estado luchando toda tu vida.

   Arrugo la frente. —Mierda, deberías haberme dicho que me seguías. Podríamos haber hecho esto ante las cámaras. Apuesto que a los fanáticos les hubiera encantado verte sufrir —le paso el dedo por su torso seductoramente y le retoco el pezón juguetonamente.

   Scott se estremece y se sonroja. Sacude la cabeza y dice: —Oh, por favor, Ciclón. Quiero decir, Yago, estoy halagado, confía en mí. Me sorprendió mucho que alguien como tú buscara una pareja con alguien como yo, pero no creo que esté hecho para ser una estrella porno en Internet.

   Interrumpo: —Oye, no todos los partidos son porno. Las apuestas son completamente opcionales. Podríamos haber luchado. Te ves genial —me acerco a Scott y lo beso. Lo siento derretirse en mis brazos. Cuando termino, continúo: —Si has visto el sitio, sabes que lucho con muchos tipos diferentes.

   Scott piensa por un momento. Puedo decir que está tentado mi oferta. —¿De Verdad? Creo que pudiera pensarlo y aceptar...

   —Scott, te digo que, como copropietario de El Sótano, sé lo que vende. A los espectadores les encantaría verte luchar. A Ciclón seriamente también. No tienes que ser parte del staff de luchas mensuales, ni pelear en vivo. Podríamos simplemente grabarlo. De todos modos, piénsalo. Las apuestas y los límites dependen totalmente de ti. Incluso puedes ser del grupo de rudos.

   Scott sonríe. Piensa por un momento y luego dice: —Nunca te había visto luchar con Axel.

   —Oh. No aún no. En realidad estoy evitando a Axel, lo siento. Pero hay muchas otras opciones.

   Scott dice: —Está bien, lo pensaré —él y yo hablamos de otras cosas antes de follarlo en la ducha. Cuando se va, prácticamente se le ve alegre.

   Esta noche, Omar, mi asistente y mejor amigo, ha programado una lucha para mi con un novato llamado Noel. Miro al muchacho y definitivamente estoy impresionado. Normalmente no me gusta ser el primero en luchar con nadie, pero en el caso de este tipo, Omar me ha convencido de hacer una excepción.
Noel

   Tiene un físico realmente increíble. Aunque no tiene mucha experiencia. Omar entrena a muchos chicos. Ha estado luchando conmigo durante los últimos 10 años y es muy bueno instruyendo. Noel está dispuesto a tener sexo. Increíble. Las reglas establecidas son estas: mamada después de perder una caída y penetración al peder la batalla.

   Omar dice: —Creo que podrías perder con este, amigo. Parece duro. Tiene el porte del equipo de Axel.

   Sacudo la cabeza —Axel es un verdadero desafío. Si no tiene mucha experiencia luchando, entonces no quiero desperdiciarlo. Pero sí estoy de acuerdo en que, con ese cuerpo, debería ser un rudo. A los fanáticos les encanta esa mierda.

...

Es jueves. Estamos en las instalaciones, que utilizamos para nuestros encuentros filmados. La última lucha en vivo está terminando. Mi oponente se está preparando en uno de los vestuarios. En la oficina de mi amigo, que uso como mi vestuario privado, estoy finalizando  un calentamiento. Cuando termina la última pelea, Omar asoma la cabeza para asegurarse de que estoy listo. Usa lentes de montura grande y cabello corto siempre me ha parecido un poco nerd.

   Luego él acompaña a Noel al ring y comienza a filmar algunas introducciones sobre él, para que los espectadores conozcan a mi oponente. Los fanáticos estarán realmente impresionados con este tipo: un cuerpo increíble, además de que los rudo siempre son sus favoritos. Si las cosas van bien y publicamos esto, puedo cobrar un poco más.

   Incluso tengo que admitir que Noel se ve jodidamente estupendo. Es un poco más alto que yo. Sus hombros son grandes en comparación con su pequeña cintura. Usa una licra azul que resalta su impresionante bulto.

   Omar me anuncia. Sé que mi oponente está listo y las cámaras están grabando. Y salgo de la parte de atrás a través de una cortina negra. Omar cámara en mano enfoca la imagen abultada y persistente de mi pantalón. La cámara sube a mi torso. Flexiono los brazos para mis fanáticos antes de finalmente proceder al ring. Omar me sigue hasta el ring, balanceándose detrás de mí, captando una toma de mi trasero mientras camino con confianza.

   Presumo saltando del piso al delantal de anillo en un solo movimiento. Flexiono de nuevo, mostrando mis músculos a este novato. Noel se acerca a mí. Sé que su falta de experiencia me dará la ventaja. Estoy listo para un enfrentamiento caliente con este semental para las cámaras y luego una acción sexual.

   Cuando paso por las cuerdas, Noel arremete y golpea su duro antebrazo en un costado de mi cabeza. Mientras estoy aturdido, el rudo agarra mi cara y tira de mi cabeza hacia atrás mientras me monto en la cuerda del medio. Con un firme agarre, me obliga a bajar así que estoy en cuclillas. ¡Con su mano libre, la extiende y levanta la cuerda del medio contra mis bolas desprotegidas! Sacude las cuerdas, golpeando mis testículos antes de que pueda reaccionar. Un dolor intenso atraviesa mis bolas, paralizándome. Noel baja mi cabeza y la golpea contra su rodilla. Con desprecio, este supuesto novato me empuja y me caigo del ring hasta las esteras afuera. Aterrizo con fuerza sobre mi hombro derecho, incapaz de moverme adecuadamente.

   —¿Estás seguro de que eres el mejor? Parece el principiante.

   Rodé sobre mi lado izquierdo, agarrándome la ingle y quitando la presión de mi dolor en el hombro derecho. Sacudo la cabeza, tratando de despejar los golpes inesperados en mi cabeza. Noel salta rápidamente del ring, lanzándose impresionantemente sobre la cuerda superior y aterrizando en el piso de abajo. El rudo me rodea. Se da cuenta dónde estoy herido y muestra una sonrisa de triunfo.

martes, 3 de septiembre de 2019

Conduciendo un taxi de dia

ESCRITO POR: ZATN
CONTIENE BALLBUSTING F/M.

   Lorena Martínez de 20 años es una joven universitaria de estrato social bajo, con esfuerzos ha logrado sus estudios, y siempre ha sido trabajadora y decidida, a mitad de año se encontraba de vacaciones y fue a pasar unos días a casa de sus abuelos, Martín y Susana.

   El abuelo Martin era conductor de taxi, y ella en más de una ocasión, le había acompañado en su jornada diurna, desde niña siempre se divertía junto a su abuelo.

   Hoy al verlo se asustó al encontrarlo enfermo. 

   “Es la ciática que molesta a veces a tu abuelo”, Respondía la abuela Susana. 

   “Estoy bien, mujer!, sólo dame unos minutos y se me pasa”. El viejo Martín siempre fue muy terco.

   “Ya no es joven, pero sigue queriendo hacer maromas a toda hora, parece actor de circo”.

   “En la habitación no te quejas de las maromas verdad?”.

   “No hables cochinadas frente a Lorencita”.

   Lorena se coloreo al escuchar a su imprudente abuelo, mencionar temas íntimos con la abuela.

   Ante los inútiles esfuerzo del abuelo por parecer fuerte, debió resignarse a no salir a trabajar. Lorena queriendo ayudar se decide a actuar.

   “No te preocupes abuelo, yo sacaré el taxi, sé que necesitan el dinero diario”.

   La abuela reclama, pues no quiere que su nieta se exponga a peligros, el abuelo tiene toda una vida de experiencia en su trabajo de taxista, pero Lorena es novata en eso. Los argumentos de la abuela no surten frutos, y la nieta toma las llaves del taxi.

   “Ya verán abuelo y abuela, que regresaré por la noche con buenas ganancias, espérenme para cenar”.

   Y así la joven tomó el auto, con su gorra y blusa sin mangas, la chica posó junto al taxi… le esperaba según ella un día entretenido y generoso en clientes.

   Lorena era hábil conduciendo, pero los recorridos eran algo complicados, el tráfico, el desconocer los atajos, al principio la rutina le dio duro… sin mencionar que el trasero se le comenzó a dormir de tanto estar en una sola posición…
…Por último estaba el problema de las necesidades fisiológicas, logró hallar un baño público en una reconocida cadena de hamburguesas, cuyo nombre inicia con Mac D. El único inconveniente fue que en el baño, un cliente (de seguro de no bajo peso) había dejado un “recuerdito” intestinal, no muy grato.

   El día avanzaba y la sonrisa en Lorena volvió, algunos clientes con destinos  a lugares cercanos, y ya tenía un principio de ganancia… Lorena disfrutaba el aire por la ventanilla abierta. 

   Pero los problemas aparecerían.
   Repentinamente  observó a un policía de tránsito, haciéndole señas... el hombre estaba en un puesto de control improvisado, y ante la orden, la joven debió parquear el vehículo al voltear, justo en un estrecho callejón.

   El oficial de tránsito de aspecto serio, pidió sus documentos, la joven se puso nerviosa, Lorena tenía en regla su permiso de conducir, pero los papeles del taxi estaban a nombre de su abuelo, y si bien había cierta libertad en poder conducir otro auto, por pertenecer a una empresa de taxis, se requería un permiso especial de cambio de chofer, no tardó el oficial en encontrar la falta y procedió a sacar su libreta de multas.

   "Por favor déjeme pasar esta, mi abuelo está enfermo y necesitamos el dinero".

   El oficial levantó una ceja y Lorena entendió todo, no era casualidad el hacerla parquear en un callejón cercano, al parecer era la conducta deshonesta del policía, que claramente buscaba algún incentivo económico.

   Pero Lorena no estaba para dar sobornos y recurrió a lo que alguna vez le funcionó; La joven abrió un botón de su blusa, atrayendo de inmediato los ojos del oficial.

   "Perdóneme esta...". Lorena tocó el paquete del Policía que de inmediato reaccionó.

   “Uyyy muchacha!”.

   “Me deja pasar esta?”. Lorena palpó el glande a través del pantalón, parecía cabezón.

   "Si te portas bien conmigo te dejaré ir sin multa".

   "Pero se equivoca conmigo, no soy una cualquiera". El masaje al bulto peneano hacía sonreír al oficial de tránsito.

   “Si quieres irte, tendrás que hacer más que eso dulzura…”.

   "Pero solo una jalada y ya, mire que tengo que trabajar".

   "Una jalada no me basta, me la tienes que chupar".

   Chupársela era algo inaceptable para Lorena, no se rebajaría por una multa.

   "Lo siento querido, eso es asqueroso… acepta la jalada".

   “Tu continúa y ya veremos”.

   Lorena le comenzó a bajar la corredera, pero cuando la mano femenina incursionaba en sus calzoncillos, el agente fue por más… La chica sintió la mano del Policía en su nalga derecha, por instinto quiso retirársela, pero el hombre reafirmó su tacto.

   "Calmadita mi amor, que te gustará... además te conviene, no querrás que me lleve tu auto a los patios del tránsito".

...